Computación Externalizada con la Blockchain BSV
Bitcoin Bitcoin SV BSV

Computación Externalizada con la Blockchain BSV

Éric Sánchez
Éric Sánchez

En una intervención en directo desde un estudio londinense en el marco de la conferencia virtual Coingeek Live el 30 de septiembre, el doctor Craig S. Wright, director científico de nChain, expuso su visión sobre la externalización de los sistemas informáticos y de recompensa, además de la red Bitcoin SV (BSV).

Estar en disposición de externalizar el trabajo computacional, tanto si se centra en la representación gráfica de imágenes como en la investigación científica o en aplicaciones potenciales todavía sin concebir, puede ofrecer a personas y a empresas la capacidad para que su trabajo sea realizado por otras máquinas más potentes que las suyas, lo que posiblemente les supondrá un ahorro de tiempo, dinero y personal para el mantenimiento de las máquinas. Esto también permitirá que tanto personas como empresas de diversos tamaños sean remuneradas por el uso de sus equipos; unos pagos que se harán efectivos con facilitad debido a que ambas partes estarán conectadas a través de la red Bitcoin.

“En la actualidad tenemos a Amazon y a todas las demás compañías que compiten entre sí para vendernos tiempo computacional, pero realmente no queremos comprar una serie de ordenadores: lo que buscamos es obtener una computación terminada. La mayor parte de la gente no se da cuenta de que no se trata de las máquinas, sino del resultado. No nos importa tener 200 máquinas en Google trabajando en la lejanía para nosotros, lo que nos importa son los números y los datos al final del proceso”, indicó el doctor Wright.

nChain es una firma con sede en el Reino Unido que se ha convertido en una de las líderes en cuanto a número de patentes relacionadas con redes distribuidas y de blockchain, y el doctor Wright es responsable de sus proyectos de innovación.

Funciones No Clonables Físicamente (PUFs)


Con el fin de posibilitar una red computacional externalizada, es necesario que la implementación de innovaciones a escala informática pueda diferenciar el origen de cada computación, para así gratificar a aquellas computaciones completadas y cuya corrección es verificable.

En su intervención, Wright citó a Gassend y otros (2002) para definir una PUF como “una función aleatoria que solamente puede ser evaluada empleando un sistema físico específico”. Y recurrió a la misma fuente para explicar que “denominamos desafíos a las aportaciones a una función física aleatoria, mientras que los resultados se llaman respuestas”.

“Lo que estamos haciendo en la práctica es crear un proceso individual que pueda ser instaurado por una persona, una empresa o un grupo, y que les permita diferenciarse al no obtener el mismo resultado que otro equipo”, indicó Wright.
Según Wright, esta concepción no significa que las partes no estén calculando lo mismo, sino que se podrá diferenciar a quienes realizan el cálculo. Esa diferenciación hará posible que determinadas personas reciban un pago por un trabajo concreto.

Asimismo, Wright sostuvo que el proceso multiparte de este sistema computacional externalizado concebido no resulta muy diferente del sistema que forma parte del propio Bitcoin, en el que un minero encontrará una solución pero solamente recibirá su pago (bitcoins y gastos de transacción de Coinbase) una vez su pago haya sido verificado por otros mineros. Wright ya había señalado que los mineros son incentivados a comprobar si hay algo incorrecto en relación con los otros mineros y su trabajo, para así tal vez tener la oportunidad de quedarse el bloque y de esta manera incrementar sus propios beneficios, en consecuencia protegiendo la red en términos económicos.

Este innovador australiano siguió comentando que en Bitcoin hay establecido un nivel de madurez de 100 bloques y que los mineros tienen que proporcionar el bloque con el que trabajan a los otros mineros, de manera que éstos puedan basarse en él. Por tanto, para que el resto de mineros tenga la oportunidad de seguir ganando dinero con la siguiente oportunidad de conseguir un bloque, debe verificar el trabajo del último minero que explotó un bloque; tras lo cual todos pueden continuar con la cadena incentivados financieramente.

Anuncio

Upcloud: Los servidores más rápidos del mundo. Reciba un crédito de $25 USD. (Aplican términos, sujeto a cambiar)


Computación y Demostrabilidad Externalizadas


En cierto modo, los individuos y las operaciones individuales pueden ganar Bitcoin SV haciendo que sus equipos completen computaciones, siendo asegurados y remunerados por el trabajo en el nivel de los pagos de liquidación de la misma red Bitcoin que ha posibilitado la verificación de las funciones no clonables físicamente y la demostrabilidad del trabajo realizado. Todo lo cual es de utilidad para lograr una economía futura más racionalizada y distribuida.

En este sistema, los trabajadores computacionales tendrían una determinada cadena de computaciones en la que tanto ellos como los demás miembros del sistema deberían verificar la fidelidad y el estado inalterado de las computaciones antes de que dichos trabajadores fuesen remunerados por su trabajo, en el marco de un proceso vinculado a y en consonancia con la red de pagos Bitcoin.

Identidad


Un elemento clave no sólo de la computación externalizada y del pago por la misma es la identidad. Identidad y blockchain son cuestiones que exigen verificación e interacción con el mundo real. “El hecho de tener un algoritmo de firma digital no significa que tengas una firma digital; de hecho, no puedes tenerla sin una identidad”, manifestó Wright.

“¿Qué validez tendría, al ir a celebrar un contrato, negarme a decir quién soy y no obstante pretender firmarlo?”, preguntó Wright, para a continuación añadió que las identidades bajo seudónimo y otras identidades se podrían usar así como máquinas identificadas.

Las máquinas conectadas a la red supondrán un aspecto cada vez más importante del Internet de las Cosas que dominará progresivamente nuestro mundo futuro. Bitcoin SV ofrece enormes oportunidades en el ámbito del IdC debido a su integración inherente de datos, dinero y comunicación.

Wright afirmó que se espera que el año próximo haya entre 34.000 y 40.000 millones de máquinas en Internet, un número destinado a crecer exponencialmente. En lo tocante a las PUFs, Wright mostró su esperanza de que el Internet de las Cosas haga posible una seguridad con privacidad: “En principio, cualquier pequeña conexión puede ser identificada”.

“Si no somos capaces de validar nuestras máquinas, de identificarlas y de conectarlas a la red de manera correcta, tendremos problemas. Por eso queremos contar con un sistema que identifique al usuario de una máquina”, continuó el doctor Wright.

Las PUFs pueden resultar de utilidad a la hora de demostrar la identidad o la autorización de una determinada máquina en el mundo del Internet de las Cosas; con el fin de que solamente los usuarios autorizados puedan disfrutar de privacidad y de acceso a elementos como un automóvil o una cerradura de puerta.

Si algo saliera mal, apuntó Wright, el usuario podría migrar a otra identidad demostrable. Un aspecto fundamental de su presentación fue la integración y la habilitación del proceso Conozca a su cliente (Know Your Customer o KYC) y de los sistemas de cumplimiento en estos entornos, , para garantizar que el dinero que se transfiere no tiene una procedencia ilícita.

Los trabajadores computacionales podrían disponer de un canal de pago abierto y ser remunerados cada cierto tiempo a medida que realizan su trabajo o hasta un umbral determinado, reduciéndose en consecuencia la suma en honorarios de mineros que se sustraería del dinero que éstos han ganado.

Otros Sistemas Computacionales Distribuidos


Un proyecto que se ha desarrollado en un ámbito similar, si bien centrándose en la blockchain de Ethereum, es Golem. Esta iniciativa, que en un primer momento fue una de las más interesantes por suscitar una oportunidad única, posteriormente ha experimentado retrasos y problemas aparentes, teniendo que empezar prácticamente desde cero.

Sin referirse directamente a Golem, Wright advirtió que la capa base de Ethereum (en la que se fundamentaría Golem) se limita a las máquinas más pequeñas, porque todos los nodos de la red Ethereum deben presentar el mismo estado y han de llevar a cabo las mismas computaciones. Según Wright, esa validación de computaciones a través de una función hash es una vía más escalable y lógica de distribuir la computación.

La esperada Ethereum 2.0 busca distribuir la verificación de la transacción por medio de aportes de diferentes validadores que certifican las transacciones en permanente comunicación con la cadena Beacon principal. Estarán en disposición de demostrar sus estados los unos a los otros y de comunicarse entre sí. Esto incrementará el caudal de transacciones a partir de los índices actuales de Ethereum, aunque no dejará de tener ciertas limitaciones.

Da la impresión de que un sistema que escala con una cantidad limitada de elementos móviles y de incertidumbre en torno a la capa base en que se apoya, resulta más ventajoso para consumar una oportunidad única como ésta: lograr que la computación externalizada dé sus frutos. Y esto siempre supeditado tanto a un registro contable global y público, en el que las propias funciones son demostrables físicamente, como a una red mundial de cronomarcadores.

Nota: El autor poseyó los activos relacionados a este artículo al tiempo de publicación (BSV, ETH).

Anuncio

Analítica Web Sin Uso de Cookies Que Protege la Privacidad




Join the conversation.


© 2021 Terraflow LLC - Information - Series 2. Todos los derechos reservados. El contenido y las representaciones en este sitio son solamente para própositos informacionales y no se considerán ni consejos de inversión, ni consejos legales, consejos médicos, ni solicitaciones para invertir.