¿Es la Micromovilidad el Transporte del Futuro?
Micromovilidad transportación urbanismo

¿Es la Micromovilidad el Transporte del Futuro?

Maia Mulko
Maia Mulko

Según la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos, el combustible de autos, trenes, aviones y barcos produce la mayor parte de las emisiones de gases de efecto invernadero, responsables del calentamiento global. En este contexto, se hace cada vez más importante optar por medios de transporte alternativos. Ahí es donde entra la micromovilidad.

Se denomina micromovilidad a una modalidad de transporte que implica vehículos de menos de 500 kilos de peso, con velocidad limitada y capacidad para pocos pasajeros, eléctricos o a tracción humana: bicicletas, monopatines o scooters, etc.

Recientemente, estos medios de transporte han sido protagonistas en Micromobility World, un encuentro virtual de emprendedores y expertos en micromovilidad, que entre otras cosas, se han preguntado cómo masificarla, pues más allá de los problemas económicos que sufren las startups dedicadas a este rubro (sobre todo por la pandemia de COVID19), la micromovilidad es una cuestión medioambiental. Y si hablamos de economía, la micromovilidad es más barata para el usuario. Resulta casi paradójico que, estadísticamente, la mayoría de los viajes cortos se sigan realizando en automóvil.

Lo cierto es que como dice Daniel Sperling, director del Instituto de Estudios de Transporte en la Universidad de California, “es una industria nueva, y es diferente en todas partes”.

En la superpoblada China, la bicicleta es el tercer medio de transporte público más utilizado. Sí, público: en las grandes ciudades de ese país, existen sistemas de bicicletas compartidas desde 2008, en un intento de reducir la polución del aire que tanto aqueja a los centros urbanos chinos.

Aludiendo al ambiente, a la congestión de tránsito y a la salud individual, sistemas similares se promocionan y funcionan en América del Sur: EcoBici en Buenos Aires, EnCicla en Medellín, Movete en Montevideo, etc. Pero no gozan de la misma popularidad, a pesar de los beneficios que ofrecen, incluso en países donde el uso de las bicicletas públicas es gratuito (como sucede en Argentina).

Anuncio

Analítica Web Sin Uso de Cookies Que Protege la Privacidad


Al mismo tiempo, es probable que esta gratuidad impida que las startups de micromovilidad desembarquen exitosamente en países sudamericanos (sólo en Río de Janeiro, Brasil, la empresa Yellow logró introducir scooters eléctricos en 2017).

Pero ¿qué pasa, en términos más generales, con la aceptación de la micromovilidad? “Dependemos mucho de los autos”, opina Daniel Sperling. “Podríamos reemplazar muchísimos viajes en auto [por medios de transporte alternativos] si tuviéramos la infraestructura y las políticas adecuadas”. Sobre todo la infraestructura, dice, es clave.

Sin ir más lejos, los investigadores Ben Kelman, Rasheq Zarif y Derek Pankratz, de Deloitte, encuentran que la micromovilidad “utiliza el espacio para bicicletas en formas que no estaban previstas originalmente, y es dentro de esta porción de infraestructura pública donde esperamos que ocurra gran parte de la innovación en la industria”.

Sin ella, pues, la micromovilidad podría ser riesgosa. Pensemos en el caso de que falten carriles para bicicletas. En Europa, ha habido accidentes por scooters que andan por la acera, lo que llevó a prohibiciones parciales o totales de estos vehículos en ciudades como Londres o Barcelona. Y para lograr la masificación, dice Sperling, “la micromovilidad debe ser segura". Destaca que, en lugares donde lo es, “las bicicletas eléctricas y scooters están reemplazando un tercio de los viajes en coche”.

También la gente debe convencerse de que la micromovilidad es segura. “Los autos son más peligrosos, pero nos acostumbramos a ellos”, señala Sperling. Jasmin Rimmele, de Voi Scooters, aporta: “El 8% de los accidentes con bicicletas y scooters son causados por autos”.

Afortunadamente para la industria de la micromovilidad, una encuesta de 2018 reveló que los estadounidenses de varias grandes ciudades tienen una mirada mayormente positiva sobre los scooters eléctricos. Pero ¿implica esto que los usarían?

Para Lucas Di Grassi, embajador de sustentabilidad y cofundador de eSkootr Championship, no sólo hay que promover la seguridad a través de la infraestructura y el uso del casco, también cree que en pro de lograr la popularización de la micromovilidad, ésta debe conquistar a las generaciones más jóvenes. “En Brasil, tener un auto es símbolo de estatus”, cuenta el también piloto de automovilismo oriundo de San Pablo, planteando la posibilidad de que la micromovilidad resulte más aceptable entre los jóvenes si se puede cambiar ese “mandato”.

Otros problemas para la masificación incluyen el robo de los vehículos (la compañía Bird perdió miles de dólares por este motivo en Chile y México), el vandalismo (China tiene leyes para penalizar a quienes dañen las bicicletas del sistema público) y las inclemencias climáticas (las empresas intentan diseñar scooters más seguros de utilizar en la nieve o en la lluvia, para poder entrar en mercados complicados en este sentido, como lo es el norte de Europa).

Así, en tiempos donde más de la mitad de la población mundial vive en áreas urbanas (y se espera que dos tercios de la misma lo haga en 2050), cuesta introducir el transporte alternativo que debe ser parte de nuestro desarrollo sustentable. Como señala Levi Tillemann, co-creador de los motores IRIS (conocidos por ser más eficientes que los de combustión interna) y miembro del Departamento de Energía en el gobierno de Barack Obama: “las tecnologías limpias son el desafío del futuro”.

Anuncio

Upcloud: Los servidores más rápidos del mundo. Reciba un crédito de $25 USD. (Aplican términos, sujeto a cambiar)



Join the conversation.


© 2021 Terraflow LLC - Information - Series 2. Todos los derechos reservados. El contenido y las representaciones en este sitio son solamente para própositos informacionales y no se considerán ni consejos de inversión, ni consejos legales, consejos médicos, ni solicitaciones para invertir.