FreeSync y G-Sync, Las Claves del Rendimiento Visual en Videojuegos de Última Generación
Gaming FreeSync FastSync

FreeSync y G-Sync, Las Claves del Rendimiento Visual en Videojuegos de Última Generación

Maia Mulko
Maia Mulko

La sincronización vertical o VSync es una tecnología gráfica creada por los fabricantes de GPU para resolver el screen tearing o desgarro de pantalla, una anormalidad visual que se produce cuando un dispositivo de visualización intenta mostrar más cuadros de los que realmente tolera. Pero el VSync, una opción activable o desactivable habitualmente incluida en los parámetros gráficos de la mayoría de los videojuegos, está quedando obsoleto en 2020. FreeSync y G-Sync, tecnologías gráficas de AMD y Nvidia respectivamente, van camino a desplazarlo. ¿Cómo y por qué?

Las Limitaciones del VSync

El VSync tiene el mérito de ser la primera solución para el problema del tearing, pero es una solución de la década del 2000. Actualmente es considerada rudimentaria y presenta conflictos que los miembros de la VESA (una organización internacional de estándares electrónicos y de video, que incluye a los principales desarrolladores de tecnología gráfica, como los populares AMD y Nvidia) han intentado resolver para mejorar el rendimiento gráfico en los videojuegos más exigentes.

Anuncio

Analítica Web Sin Uso de Cookies Que Protege la Privacidad


Para entender de qué conflictos hablamos, primero debemos conocer la función del VSync. El VSync restringe la cantidad de cuadros renderizados por la GPU para que se adecuen a la frecuencia de actualización del monitor, es decir, con la cantidad máxima de cuadros o fotogramas que este puede mostrar por segundo (los famosos FPS, siglas de “frames per second”). Cuando estos números coinciden, y un monitor con una frecuencia máxima de actualización de 60 hercios (Hz) muestra un videojuego a 60 fotogramas por segundo, no hay problemas de visualización. Pero cuando la GPU corre el videojuego a más de 60 FPS en ese mismo monitor, los fotogramas se superponen, “desgarrando” la pantalla en dos o más partes, como muestra la siguiente simulación:

https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/0/03/Tearing_(simulated).jpg

En este caso, la activación del VSync evitaría el error, pero también impediría que pudiéramos correr el juego a más de 60 FPS, lo que podría limitar la experiencia al condicionar la fluidez del juego, sobre todo en eSports u otros juegos competitivos en los que es fundamental tener una alta velocidad de respuesta visual.

Especialmente en este tipo de juegos, también es contraproducente el VSync porque, al reducir los FPS, puede ocasionar cierto input lag, que es el término que define el retraso en los clics o en entradas de teclado respecto de lo que efectivamente sucede en la pantalla. Esto supone una desventaja competitiva para los jugadores.

Por otra parte, el VSync también puede generar stuttering (o, coloquialmente, “tirones”) cuando la cantidad de FPS entregados por la GPU es considerablemente inferior a la frecuencia de actualización del monitor. Esto se traduce en saltos de imagen al peor estilo del lag tan temido por los gamers.

El Refresco Adaptativo

Para resolver todos estos contratiempos, la VESA desarrolló en 2014 la tecnología AdaptativeSync, que fue incorporada a la interfaz digital estandarizada por la misma asociación, DisplayPort 1.2a, y preparó el terreno para que los más grandes fabricantes de GPU lanzaran al mercado sus propias herramientas basadas en ella.

AdaptativeSync es un estándar libre de la VESA que funciona como el VSync, pero exactamente al revés: en lugar de adaptar los FPS a la frecuencia de actualización o tasa de refresco del monitor, adapta la tasa de refresco del monitor a los FPS que provee la GPU. Esta tecnología eliminó el tearing y el stuttering, y sentó las bases de lo que es FreeSync y G-Sync en la actualidad.

Tras las no tan aclamadas FastSync de Nvidia y Enhanced Sync de AMD, ambas compañías se pusieron en campaña para alcanzar una mejora real en la performance de video. En 2013, Nvidia presentó la primera versión de G-Sync, un módulo de sincronización que se implementa directamente en los monitores gaming (de los fabricantes que lo hayan adquirido), para trabajar con independencia de la GPU.

Se trata de un hardware aparte que soporta paneles de alto rango dinámico (o HDR) y, sin añadir ningún tipo de carga extra a la GPU, ha logrado combatir el tearing, el stuttering, e incluso el input lag. El “detalle” más inconveniente tal vez esté en el bolsillo, pues esta tecnología viene casi exclusivamente en monitores de alta gama. Además, sólo es compatible con las tarjetas gráficas de  Nvidia.

FreeSync, en cambio, es una tecnología más abierta desarrollada por AMD, que incluso soporta algunas tarjetas gráficas de otros fabricantes (incluso Nvidia, su principal rival). Como no requiere un chip adicional en el monitor, sino que le comunica a éste los datos de la frecuencia de actualización mediante una GPU conectada en el estándar DisplayPort 1.2a, es más accesible porque es compatible con una mayor cantidad de monitores, no sólo de alta gama, sino también de gama media o media-alta. Y no es menos útil para los gamers, pues además de reducir los errores gráficos mencionados anteriormente, esta tecnología también soporta paneles HDR, resoluciones de hasta 4K, entre otros beneficios que, inicialmente, le dieron a FreeSync una ventaja comercial sobre G-Sync.

Esto motivó a Nvidia a presentar en 2019 G-Sync Compatible, una versión de G-Sync que puede activarse en monitores FreeSync con una GPU de Nvidia. Ya sabes: si no puedes contra tu enemigo, únete a él.

Pero entonces, ¿cuál es mejor?

Algunos consideran que la opción de Nvidia brinda una experiencia de juego superior, mientras que otros creen que no hay diferencia en el rendimiento, o por lo menos, que esta es muy mínima para que valga la pena pagar más. En ese sentido, la respuesta a esta pregunta dependerá de varios factores, como el presupuesto del jugador, el tipo de juegos que juegue, y/o sus niveles de “exigencia” gráfica.

Anuncio

Upcloud: Los servidores más rápidos del mundo. Reciba un crédito de $25 USD. (Aplican términos, sujeto a cambiar)



Join the conversation.


© 2021 Terraflow LLC - Information - Series 2. Todos los derechos reservados. El contenido y las representaciones en este sitio son solamente para própositos informacionales y no se considerán ni consejos de inversión, ni consejos legales, consejos médicos, ni solicitaciones para invertir.