Neuralink, Mucho Más Que Implantes Cerebrales
Neuralink Cerebro Medicina

Neuralink, Mucho Más Que Implantes Cerebrales

Maia Mulko
Maia Mulko

A finales de agosto de este año, Elon Musk mostró públicamente los chips Link VO.9 desarrollados por Neuralink, la empresa de neurotecnología que dirige desde 2016.

Aunque el proyecto fue bastante misterioso hasta 2019, siempre tuvo como objetivo fabricar un dispositivo BMI (del inglés Brain-Machine Interfaces, o “interfaces cerebro-computadora”) para conectar cerebros humanos con ordenadores, establecer una comunicación directa entre ambos y, así, permitir que personas con mielopatías (lesiones en la médula espinal que causan problemas motores o diferentes niveles de parálisis) o condiciones similares, utilicen distintos dispositivos sólo con la mente.

“Cuando los usuarios piensen en mover los brazos o las manos, el Link le comunicará esas intenciones a un ordenador mediante Bluetooth”, explican en la web oficial de Neuralink. Así, anticipan, los usuarios paralizados podrían controlar cursores virtuales, por lo menos en un principio. La evolución del algoritmo, que esencialmente decodifica la actividad cerebral, podría permitir el control de otros dispositivos en un futuro.

Anuncio

Analítica Web Sin Uso de Cookies Que Protege la Privacidad


En la primera presentación de Link VO.9, Elon Musk demostró el avance monitoreando en vivo la actividad cerebral de un cerdo, al cual le fue implantado el chip (que es del tamaño de una moneda) mediante una breve cirugía robótica con anestesia local. También presentó al robot que llevó a cabo dicha operación (necesario por el nivel de precisión que ésta requiere, sobre todo para evitar dañar vasos sanguíneos), y a otro cerdo completamente saludable que tuvo el Link por un tiempo, pero le fue removido para probar la reversibilidad inocua de la implantación.

Los neurocientíficos no están del todo sorprendidos en tanto no es la primera vez que se “leen” los impulsos eléctricos cerebrales de un animal (o humano), o se estimulan sus neuronas en regiones específicas, como también lo hizo Musk. Pero es la primera vez que un dispositivo con 1024 electrodos conectados a hilos flexibles, más finos que un cabello humano (sólo pueden verse con microscopio), registra la actividad neuronal y transmite sus señales inalámbricamente, así como también predice el movimiento, y mide la temperatura y la presión intracraneal en tiempo real (estas últimas mediciones en teoría podrían anunciar ataques cardíacos o accidentes cerebrovasculares antes de que ocurran, promete Musk).

¿Qué más? Lo cierto es que el también líder de SpaceX es ambicioso, y pone sus expectativas en que predecir lo que un cuadripléjico quiere hacer con sus extremidades podría ser el punto de partida para, a través de otro implante, crear un “puente” en el sistema nervioso que, eventualmente, le devuelva la movilidad al paciente.

Pero también ha hablado de telepatía, de “superpoderes” como visión infrarroja o ultravioleta, y de otras aplicaciones muy al estilo de Black Mirror (serie sci-fi distópica que él mismo citó), como el almacenamiento, reproducción y restauración de recuerdos, y hasta la posibilidad de descargarlos en otro cuerpo, tal vez robótico.

Si bien el foco principal de Neuralink está puesto en la medicina, particularmente en las enfermedades neurodegenerativas, las discapacidades sensoriales y motoras, e incluso los dolores crónicos o los trastornos mentales como las adicciones o la depresión (que consideran que se pueden mejorar “corrigiendo” las señales eléctricas de las neuronas), Elon Musk no oculta la posible aplicación de sus chips para la población en general. En primer lugar, porque estima que la mayoría de las personas experimentarán en algún momento de la vida, especialmente en la vejez, un problema médico que Neuralink pueda resolver (muchos de ellos, pues, tienen que ver con el deterioro del cuerpo relacionado con la edad).

En segundo lugar, porque cree firmemente que para “sobrevivir” a la inteligencia artificial, la humanidad debe adquirir un alto grado de simbiosis con ella. En otras palabras, que debemos “incorporarla” a nosotros antes de que nos sobrepase e incluso amenace nuestra existencia. Es, para él, la mejor forma de mantenerla bajo control.

Anuncio

Upcloud: Los servidores más rápidos del mundo. Reciba un crédito de $25 USD. (Aplican términos, sujeto a cambiar)

Mientras algunos piensan que la inteligencia artificial puede simplemente alinearse a los valores humanos para que siempre esté de “nuestro lado”, o que directamente nunca excederá a la inteligencia biológica, para Elon Musk, esta es una posibilidad catastrófica que sólo puede prevenirse combinándolas de antemano mediante dispositivos BMI implantados en nuestro cerebro, de manera tal que cada una aprenda de la otra.

Así, imagina a futuro una generación de humanos con superinteligencia, supercreatividad, supermemoria y superacceso ilimitado a la información, lo que resolvería el problema de la monopolización de la misma o la censura (por ejemplo, a nivel gubernamental). Al fin y al cabo, obtendríamos las respuestas a través del pensamiento (no con dispositivos externos) en una Internet global operativa en nuestros cerebros. Es decir, el chip cargado con inteligencia artificial sería como una extensión de nosotros mismos, una “tercera capa cognitiva”, tras la corteza cerebral (encargada de la percepción, el pensamiento, la imaginación, el juicio, la planificación) y el sistema límbico (que regula las respuestas fisiológicas, las emociones y los instintos).

Pero aunque la simbiosis se define como una relación positiva de mutuo beneficio, el camino hacia el transhumanismo puede entrañar distintos peligros. Desde la impredictibilidad de los algoritmos del machine-learning hasta la entrada en conflicto de los dos tipos de inteligencias, o la seguridad de los datos neuronales recolectados por los chips (básicamente, cómo evitamos que nos hackeen el cerebro).

Después de todo, estamos hablando del órgano que aloja nuestra personalidad, nuestros sentimientos o emociones particulares, nuestros recuerdos o pensamientos más privados, nuestro raciocinio... En resumen, todo aquello que nos hace humanos.



Join the conversation.


© 2021 Terraflow LLC - Information - Series 2. Todos los derechos reservados. El contenido y las representaciones en este sitio son solamente para própositos informacionales y no se considerán ni consejos de inversión, ni consejos legales, consejos médicos, ni solicitaciones para invertir.